Editorial| Meter en cintura a las normales, tarea titánica

Editorial semanal

Meter en cintura a las normales, tarea titánica

Consta que lo intentaron varios gobernadores.

Ahora, prueba el morenista Alfredo Ramírez Bedolla.

Pero meter en cintura a los normalistas no es fácil, por el grupo de presión que los apadrina y regentea, la CNTE.

Anteayer, el Ejecutivo del estado emitió la convocatoria para el ingreso a las ocho escuelas normales y el Centro de Actualización del Magisterio en Michoacán (CAMM) y definitivamente, a “machetearle” porque el examen lo aplicará el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval) y ahí no hay truco que valga.

Como acostumbran, reaccionaron y por la tarde, dos camiones repartidores que tenían retenidos los incendiaron. Vino el silencio y la inacción. Da miedo.

Cortar de tajo los resistentes hilos de la corrupción que priva en las normales será una tarea titánica para el gobernador. En otro frente, el Gobierno Central apretará con la federalización de la nómina magisterial estatal y se pondrá orden en el sector que tantos problemas y dolores de cabeza, provoca.

La ruta es clara y se pondrá fin a las giras de reclutamiento de rechazados de otras normales del país.

La matrícula autorizada será de mil 80 alumnas y alumnos; no más, pero tampoco menos, como se acordó con los representantes estudiantiles:

Escuela Normal para Educadoras, se dispondrán de 123 espacios; Escuela Normal Urbana Federal, 150 espacios; Escuela Normal de Educación Física, 124 espacios; Escuela Normal Superior de Michoacán, 128 espacios; Centro Regional de Educación Normal de Arteaga, 128 espacios; Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de Tiripetío, 140 espacios; Centro Regional de Educación Normal Preescolar de Arteaga, 127 espacios; Escuela Normal Indígena de Michoacán, 100 espacios y para el CAMM, 60 espacios.

¿Por qué entonces incendiaron camiones? Porque eso les enseñan.

Por años han paralizado a gobernantes y gobernados; cierran las carreteras, roban vehículos y los queman. Destruyen. Y nada pasa. O pasaba. Vamos a ver.

Deseamos toda la suerte del mundo a Ramírez Bedolla en este propósito y confiamos que no lo echen para atrás, porque al final de cuentas toda la corrupción y simulación en las normales y en el sector educativo, fue propiciada y tolerada por políticos que hoy militan en su partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.