Editorial| Momentos de definiciones

Editorial semanal

Momentos de definiciones

El presidente Andrés Manuel López Obrador festejó en su mañanera de anteayer, las reformas a leyes secundarias en materia electoral por parte de su partido Morena y sus aliados, el del Trabajo y Verde Ecologista al amparo impune de un procedimiento desaseado y violatorio de la práctica parlamentaria.

Pero estaba feliz, porque puede “matar” al Instituto Nacional Electoral de inanición, con un “ahorro” inicial de 3,500 millones de pesos, para en 2024, año de elecciones presidencial, de diputados, senadores y gubernaturas en 15 estados del país, llegar a los 5 mil millones de pesos en la supresión del gasto.

Las consultas ciudadanas, en junio de 2021 para enjuiciar a los ex presidentes “neoliberales” y la de abril de este año, para la revocación de mandato, sumaron cerca de 2,500 millones de pesos.

Mucha razón tiene el consejero electoral Ciro Murayama, que deja el cargo en abril del año entrante: “el plan b del Presidente es el plan “v” pero de la venganza”.

Pero las reformas que las y los diputados de la 4T aprobaron sin siquiera leer el dictamen de más de 300 hojas, tienen mucho más de fondo, y es asumir el control de los procesos electorales donde solo gane y se reconozca, quien el Presidente quiera.

En primera instancia, retira al INE la facultad de administrar el padrón electoral, que pasará a la Secretaría de Gobernación. Sí. Los datos generales y huellas digitales de los cerca de 94 millones de ciudadanos registrados, quedarán a disposición del gobierno.

Especialistas han advertido del enorme riesgo, no solo en materia de protección a datos personales que es un derecho constitucional, sino en lo político, que el partido en el gobierno tenga acceso a los nombres de los votantes, sus domicilios y sección.

Cómo recuerdan los tiempos de Bartlett, el amigo y socio de López Obrador, y responsable de la caída del sistema en 1988 para en ese momento sí, robarle el triunfo al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Aun así, la hazaña de la alianza opositora en la Cámara de Diputados logró frenar las reformas constitucionales. Queda la colegisladora.

El presidente de la Jucopo y líder de la bancada de Morena expresó que, a diferencia de la Cámara de Diputados, en el Senado se revisará a fondo la reforma electoral propuesta por el presidente López Obrador.

«Yo creo que se debe de conocer, deliberar, discutir todas las propuestas de reforma contenidas en la minuta que nos llegue, porque es muy fuerte la reforma; quizá por la rapidez con la que ha pasado y con la premura con la que se ha analizado, el público y la gente está muy cercano y que está pendiente de estas reformas no está enterada que son cuatro leyes las que se modifican», explicó.

Para el senador zacatecano es un tema de sobrevivencia política, porque es congruente y está con la democracia, o esta con el diablo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.