De frente y de perfil| Claudia hasta el final

Pluma invitada Plumas invitadas

Claudia hasta el final

Por: Ramón Zurita Sahagún

Sin dudas de ninguna clase, los incidentes, accidentes o como se les denominen a los hechos ocurridos en el METRO han incidido dentro de los planes de Claudia Sheinbaum y su equipo.

La ruta parecía bien trazada y la jefa de Gobierno de la CDMX la transitaba sin obstáculos de ninguna clase. Totalmente asfaltada, recorría los estados, era bien recibida y sumaba nuevos simpatizantes en los terrenos donde se conocía poco de ella.

Pocos apremios tenía, la capital del país perdida en los comicios del 21 podría ser gobernada, en su momento, por Martí Batres, para eso se estaba puliendo el secretario de Gobierno.

Claudia no tenía de qué preocuparse, tanto así que cuando se desarrolló la marcha en favor del INE su presencia no fue necesaria, sin importar la metida de pata de Martí, en lo referente a la concurrencia concentrada ahí.

Claudia con sus asesores y bajo la coordinación de Julio Scherer mantenía un buen perfil, tanto que ya muchos estaban convencidos de lo irremediable. Ella sería la candidata presidencial de MORENA.

Incluso circulaban ternas que hacía ver que la candidatura presidencial estaba destinada a la jefa de Gobierno y para calmar los ánimos de las otras tres corcholatas se haría un reparto bastante equitativo en el que Marcelo sería candidato al Senado de la República y, por lo tanto, eventual coordinador. Adán Augusto se mantendría en Gobernación, donde repetiría como secretario y a Ricardo Monreal, a ese, decían, se trataría de convencer a Claudia de ponerlo como diputado federal y posible coordinador de la bancada de MORENA o, simplemente dejarlo de lado y que reaccione como él quiera.

Quienes sugerían este reparto veían algunos inconvenientes, como el hecho de que Julio Scherer quiere ser el titular de Gobernación y otros más de sus principales asesores pretenden ir al Congreso.

Todo parecía idílico, hasta que en una de sus tantas ausencias de la ciudad que gobierna, dos trenes del METRO chocaron y con ello provocaron la fractura del plan A que mantenía a Claudia a la cabeza de todo.

La jefa de Gobierno se encontraba a la búsqueda de un mayor reconocimiento de ella en los estados, mientras en la capital del país crecía el rechazo a su forma de gobernar.

Quiso mostrar a los gobernantes de otras entidades del país, el cómo se gobierna en la capital del país y su proyecto entró en crisis.

El METRO y sus sucesos pusieron en evidencia su forma de gobernar y la austeridad aplicada en asuntos que son de vital importancia, la seguridad de los usuarios.

Entró al rescate de Claudia su principal promotor, el Presidente de la República y juntos encontraron el origen de los infortunios en el Sistema de Transporte Colectivo, al señalar la posibilidad de que se estén produciendo sabotajes, razón por la que fueron enviados más de 6000 elementos de la Guardia Nacional para proteger la seguridad de las instalaciones y a los usuarios de la misma.

Con todo y ello, apenas un par de días después de que la Guardia Nacional se hizo cargo de la seguridad, otro percance se presentó en otra de las líneas.

Los trabajadores del METRO descartan cualquier tipo de sabotaje y, por el contrario, aducen falta de inversión en el mantenimiento.

Claudia sufre nuevamente, pero el Presidente no la deja caer, la levanta al bote pronto y ahora anunció que acudirá a la sede capitalina, para realizar su mañanera, al igual que lo hace en los estados que visita.

Como se advierte, Claudia hasta el final, será la corcholata favorita, aunque habrá que ver si resiste los embates de un Marcelo Ebrard que no se arredra ante nada y que dice que ahora si se mantendrá firme hasta el final.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.