Rueda de Molino| Michoacán de tumbo en tumbo y ahora Bedolla se dice víctima de “persecución política”

Jorge Hidalgo Lugo Nuestras plumas Rueda de Molino

Michoacán de tumbo en tumbo y ahora Bedolla se dice víctima de “persecución política”

Por: Jorge Hidalgo Lugo

Ajeno como se muestra a los problemas que aquejan a Michoacán, más por incapacidad que por deseos de hacer bien su tarea, al gerente de Palacio Nacional que está al frente del Ejecutivo estatal, le han ayudado a hacer un análisis serio y contumaz los diputados federales del PAN para determina r las deficiencias que existen en el gabinete y pedir por ende, su inmediata remoción.

El lance de los legisladores michoacanos panistas seguramente no será tomado en cuenta y si mucho nos apuran, las reacciones de paleros y oportunistas, surgirán de muchas partes, para satanizar a estos “intervencionistas” que seguramente ligarán al “conservadurismo” y a los “enemigos de la cuatrote”.

Pero es el caso que en su aparición antes los medios informativos no alineados a las órdenes que lanzan los gurús de la (in)comunicación social bedollista, los diputados panistas pusieron en la palestra lo que es un secreto a voces y que mantienen con calificación reprobatoria a la administración morenista, así gaste millones de pesos del erario en publicar encuestas “patito” donde figura entre los mejor posicionados del país.

Los yerros que acumula el accidentado mandato de quien entre otras cosas es señalado por tener un auténtico pandemónium en Michoacán con altos e insólitos índices de ejecutados, nulos resultados en operativos de seguridad y una flagrante burla de los grupos criminales que pisotean y humillan a la Guardia Nacional, Ejército y Marina, como resultado de los acuerdos no escritos de libre acción dictados desde Palacio Nacional, bajo la consigna de “abrazos y no balazos”.

En materia de Educación, otro rubro que mantiene en un pésimo nivel la gestión bedollista obstinado como está por sostener a quien le han debido pagar la cuestionada y cuestionable conducción que tuvo en su calidad de presidenta del Congreso del Estado, que favoreció a Morena incluso con cuentas pendientes de aclarar en el manejo de los recursos desaparecidos, según acusaciones de miembros de la 74 Legislatura en que por cierto, colgó la vestidura tricolor Yarabí Ávila, para arroparse con la magenta que hoy luce y de la cual siente, será mérito suficiente para llegar a la rectoría de la Universidad Michoacana.

Pleitos entre los que fueron aliados, desplantes de autoritarismo y nula capacidad política que tienen literalmente de cabeza la política educativa en la entidad, al extremo que incluso los menos rijosos que confluyen en el ámbito, son tratados como esclavos o prisioneros, debiendo batirse en la inmundicia y fetidez que genera la falta de agua en el edificio de la mismísima sede de Educación estatal.

Y qué decir del área de operación política donde Carlos Torres Piña da palos de ciego y no atina a dimensionar la responsabilidad que tiene, precisamente para contribuir con los grupos sociales y, sobre todo de Morena su propio partido, e impulsar la gobernabilidad que brilla por su ausencia y hace mella en la imagen de quien por cierto, desde hace tiempo no reciben en Palacio Nacional ni es mencionado en el cuadro de honor por el mesías de Macuspana.

Tres botones de muestra al que bien pudiera agregarse el no menos importante rubro agropecuario donde las patadas bajo la mesa se escuchan a kilómetros de distancia, pues el equipo de Jesús Reya García que recibió esa área como premio a su defección al PRI, hoy se muestra rebasado por la injerencia de un bebesaurio, que teniendo sus orígenes en el tricolor, sólo espera el momento indicado para saltar al cabús morenista.

El hecho es que siendo antagónicos históricos en su paso por el Revolucionario Institucional, ambos bandos tienen la mano metida en el diseño de las políticas del campo, con ventajas para el joven quien junto a otros bebesaurios, pasean como la triada preferida del bedollismo y eso mantiene en estado de irritación a quienes al menos tuvieron el valor de dar la cara, defeccionar públicamente del PRI y no se quedaron en el clóset en espera de una mejor oportunidad para declararse obradoristas, ya por conveniencia, ya por oportunismo vil.

Mientras esto acontece, el que cobra como mandatario de Michoacán va de tumbo en tumbo y se empantana en el fango de las mentiras oficiales bajo la excusa de ser objeto de una “persecución política que hay contra líderes y gobernadores emanados del partido Morena”.

Acusación que por cierto cae en toda su fragilidad porque su propio patrón, López Obrador, desde el confort palaciego, se burla y pisotea a opositores, en la borrachera del triunfo electoral obtenido y no deja espacio para ninguno que pudiera darse a esa labor y que sin embargo, es usada por Ramírez Bedolla para alzar la voz amenazante de que seguirá usando sus “derechos políticos ciudadanos”, como justificación de usar recursos públicos e ir de matraquero a cuanto evento de Morena tuene lugar, ya no se diga su penoso episodio como mapache electoral, por cierto derrotado en Aguascalientes.

Todo ello sin mencionar que dicha “persecución política” que esgrimió Ramírez Bedolla, sólo existe en su fantasiosa dimensión pues desde hace rato en Michoacán los opositores cedieron la plaza y entregaron las armas al errático mandatario, que ni con eso es capaz de dar certidumbre y rumbo a los hasta hoy, mal gobernados pobladores de esta entidad, en manos eso sí del poder que ejercen a plenitud los criminales con absoluta impunidad.

Al menos el lance de los diputados federales del PAN, le puso un poco de pimienta a la ensalada entreguista que han aderezado con silenciosa complicidad, esas fuerzas opositoras que a falta de liderazgos nacionales, han echado el gato a retozar en la entidad y visto crecer, eso sí, sus patrimonios de manera exponencial.

Vale…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.