Ambigú| 2024 ¿Y el país?

Ambigú Destacados Martha Elba Torres Martínez Nuestras plumas

2024 ¿Y el país?

+ Monreal se robó el show de Toluca

+ Para malas reputaciones, las de expresidentes del PRI

Por: Martha Elba Torres Martínez

En la mañanera de este lunes 13, la participación de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana extrañó. Rosa Isela Rodríguez dio cifras del proceso de regularización de vehículos extranjeros y del Tianguis del Bienestar, pero no de asesinatos que en sus estadísticas, siempre van a la baja.

El 26 de mayo, reiteró el Presidente que no hay cambios en la estrategia de abrazos y no balazos. Es un proceso que lleva tiempo, pero ya se están viendo los resultados. Nos costó muchísimo detener el incremento en homicidios, pero afortunadamente ya hay una disminución, leve, pero ya no es tendencia, como ayer (25 de mayo), que se registraron 118 homicidios.

El fin de semana que en Toluca, Estado de México, al más viejo estiló del PRI se destapara formalmente la terna de “corcholatas” para la candidatura presidencial de Morena, se reportaron 250 asesinatos.

Entonces, lo negativo, ni mencionarlo. Mejor que comience la fiesta del 24 desde ahora.

Ni pensar en mala economía, inflación, pobreza, falta de medicamentos y sobre todo en muertos. Anteayer, ya de plano puso de ejemplo a Sinaloa: donde controla un solo cártel hay menos homicidios, mientras que en Michoacán, con 10 grupos criminales pues hay más. Hasta mil.

Pues que pinche consuelo. Da a entender que lo que más conviene a las y los michoacanos es que un solo grupo criminal domine el estado. ¿Qué nunca se enteró qué hizo La Familia Michoacana y luego Los Templarios en la entidad durante más de 10 años?

Pero estoy con la fiesta del 24 que ya se colorea con las bardas a favor de Sheinbaum en Quintana Roo, Guerrero y desde luego la CDMX. No tardan aquí, pues el gobernador Alfredo Ramírez ya decantó a favor de ella.

Sin embargo, todavía hay algunos detallitos que cubrir para “los perfectos tiempos del Señor” -en alusión a la frase del titular de Segob, Adán López Hernández-: ¿Habrá o no reforma electoral?; que la alianza opositora se deje envenenar por la cizaña inoculada desde Palacio Nacional, y con lo que no contaron: que sin asistir al acto de “unidad” de Morena, Ricardo Monreal sería llevara el show de Toluca.

El lunes 13, el senador morenista acaparó, literal, el firmamento mediático; entrevistas en prácticamente todos los noticieros estelares y tema central en todas las mesas de análisis desde ese día. Bueno, López Obrador se quiso pitorrear del zacatecano porque no lo invitaron a Toluca, y lo revictimizó. El Presidente que no fue a la Cumbre de las Américas porque es ruin la exclusión, avaló que no fuera convocado.

En todos los espacios estuvo Monreal; en los informativos y redes sociales con un video de unos dos minutos donde agradeció la espontánea solidaridad de usuarios porque no lo “juntaron” al evento de las “corcholatas”. El “patito feo” siempre genera empatía.

“Quiero decirles que no se preocupen, estoy entusiasmado y contento de seguir luchando, porque nuestra filosofía es no rendirse y continuar la transformación del país”. “Confiemos en la reconciliación nacional, en que podemos llegar al mismo puerto, al mismo destino, con acuerdos y diálogo”, dijo en ese video…

***

Pero así como Monreal despegó -y a ver ahora cómo lo bajan-, el aspirante a presidenciable Alejandro Moreno Cárdenas va en picada.

Me sujeto a la columna de anteayer de mi buen amigo Roberto Vizcaíno que publica en un montón de sitios, entre ellos semanariolosperiodistas.mx, sobre la reunión del martes 14:

“Al centro de la enorme mesa del salón ´Presidentes´ del CEN del PRI, Alejandro Moreno, a quien los medios informativos prefiguraron en un patíbulo sumario.

“A partir de ese momento todos ellos hablaron y hablaron y hablaron y “Alito” los escuchó sin mover una ceja y si interrumpir ningún alegato. Cinco horas transcurrieron en ese repetitivo ejercicio de degradación partidaria (“tenemos dos años sin ganar una”, “tienes pésima reputación”, “no podemos seguir así”, “debes considerar hacerte a un lado”, etc, etc).

“Agotadas las exposiciones, el dirigente partidario tomó el micrófono y de entrada les agradeció haberse presentado por primera vez en su partido desde que él llegó (agosto de 2019), y les reconoció su decisión de expresar sus opiniones en un momento en que él está bajo el peor embate del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y asumiendo que gran parte de lo que el mandatario le atribuye, es cierto”.

Este párrafo de Vizcaíno es muy puntual, porque efectivamente ¿dónde estuvieron los expresidentes del PRI todo este tiempo de derrotas?

A Humberto Roque (dic 1996 a sep 1997) solo se le recuerda por su “Roqueseñal”; con José Antonio González (abr 1999 a nov 1999) y Dulce María (dic 1999 a mar 2002) pierde su partido por primera vez la Presidencia ante el PAN; Roberto Madrazo (mar 2002 a agot 2005) señalado de tramposo y de corrupto; Beatriz Paredes (mar 2007 a mar 2011) y Pedro Joaquín Coldwell (dic 2011 a nov de 2012) que perdieron sus estados Tlaxcala y Quintana Roo, respectivamente, igual que Manlio Fabio Beltrones (agot 2015 a junio de 2016) en Sonora y también involucrado en temas de narcotráfico.

César Camacho (dic 2012 a agot de 2015) ¿qué ha hecho en el Edomex? y Miguel Ángel Osorio Chong con la “estafa maestra” y que también acaba de perder Hidalgo; de la nada, reaparece el viejo cacique chiapaneco Jorge de la Vega Domínguez (oct 1986 a dic 1988) que no pudo siquiera con el cima de la Corriente Democrática de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo y que fue el comienzo del fin de la hegemonía priísta.

Todos ellos ¿qué tiene que juzgar? ¿Qué no todos le besaron las patas a Salinas, Ernesto Zedillo y a Peña Nieto, como ahora lo hacen en Morena con López Obrador? A estos, el Presidente les pedía la renuncia y agachaban la cabeza, y ahora le piden al Alito que renuncie. Chales.

Porque si de mala reputación se trata, con ellos tuvo el PRI ahora tan satanizado y maldecido.

Este partido está donde está, por todos estos entreguistas y marulleros, que se enriquecieron del partido y en el gobierno; que hicieron negocio de todo y usaron a la militancia, que impusieron dirigentes y candidatos sucios. ¿Con qué autoridad moral y política señalan ahora al perro del mal?

Entonces, que echen -si pueden- del PRI al campechano, pero por su enriquecimiento inmobiliario y trácalas, pero que ninguno de los ex presidentes le hable de reputación, decencia y de derrotas.

Y coincido: la marca PRI ya valió madres. Tiene 76 años, ya es vieja, apesta; su emblema es la corrupción. Ya no tiene ni a los viejos porque ahora reciben pensión del Bienestar. Pero lo más paradójico, es que el tricolor es el origen y esencia del hoy, partido en el poder…

***

El PRD es otro caso digno de psiquiatra. Cárdenas tuvo la oportunidad de concretar el gran cambio y sencillamente la dejó ir. Definitivo. De su padre obtuvo solo el apellido y la fortuna. El partido que formó, ya no le gustó y lo abandonó. El Sol Azteca sigue desangrándose elección tras elección y el único que podría medio revivirlo es Silvano Aureoles que a ver cuándo se le ocurre. O no puede.

Hoy, Dante Delgado tiene a Movimiento Ciudadano en el lugar que quería, de bisagra. Pero la puerta no se mueve más que para un lado o el otro y en su momento irremediablemente tendrá que decidir. Pero bien dijo: primero el proyecto y luego el candidato, y en eso es en lo que tiene que trabajar la coalición “Va por México” si lo quieren de su lado.

Este miércoles, Antonio Carreño, coordinador de MC en Michoacán, dio a conocer que en diciembre próximo realizarán la Convención Democrática Nacional para definir si van solos en el Estado de México, con Juan Zepeda, a propósito, un ex perredista.

Carreño no lo dijo pero bien que lo sabe: solo, el Naranja no puede contra Morena en esa entidad. Por tanto, requerirá de la coalición “Va por México” que no ha mostrado un perfil competitivo. De este acuerdo, dependerá el 24…

***

LA COMIDILLA El mejor perfil de Morena para el Senado en las próximas elecciones es tan evidente que no lo ven quienes no quieren ver. El delegado del Bienestar, Roberto Pantoja, es lo que llaman un militante “orgánico”. Construyó el partido de la nada y sin dinero, se mueve donde se tiene que mover -los votantes beneficiarios de programas sociales-; no se mete en las pestilentes grillas partidistas ni hace ruido político. Está ahí, sigiloso, haciendo su chamba y cultivando méritos en el lugar preciso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.