Opinión| Con el ganso todo es al revés; en una de esas nos hunde (mássss)

Pluma invitada Plumas invitadas

Con el ganso todo es al revés; en una de esas nos hunde (mássss)

Por: Miguel A. Rocha Valencia/Índice Político

Yo Campesino/Oremos México

Prometió respetar la Constitución, no lo hace, la ajusta a sus deseos; ofreció terminar la corrupción, hoy la hizo suya; dijo primero los pobres, hoy hay más; dijo que acabaría con la violencia, ya estableció récord de asesinatos (sin guerra); anunció servicios de salud nivel europeo, pero actualmente hay 15 millones más sin acceso a ella; creceríamos por arriba del “pírrico” dos por ciento neoliberal, no llegaremos ni a uno.

Total, que todo es contrario a sus dichos y promesas, como la no intervención cuando se trata de países “hermanos” con dictadores, pero en democracias donde se respeta la ley, quiere acabar hasta con sus monumentos; en una de esas, lanza una cruzada para desbaratar la muralla china o si sigue el pleito con la iglesia Católica, derruir la Basílica de San Pedro en Roma, o al menos la de Guadalupe en México.

También prometió bajar la gasolina a 10 pesotes por litro y hoy está casi a 25 pesos con todo y el subsidio por IEPS que ya casi llega a los 200 mil millones y que pegará al presupuesto de dependencias públicas, programas clientelares o se traducirá en deuda pública. Para colmo, la refinación de gasolinas cayó 49 por ciento y de 349 mil barriles prometidos, bajó a 159 mil, en tanto que Dos Bocas sacará su primer litro de gasolina hasta 2026, a pesar de su reciente “inauguración”. Deer Park alcanzará 350 mil barriles, pero no con petróleo mexicano.

El promedio mensual de subsidio a gasolinas alcanza los 22 mil millones de pesos, pero si entra en funcionamiento Dos Bocas y se sube la capacidad de las seis refinerías existentes, no alcanzará el crudo para mantenerlas y o importamos petróleo a refinados.

Pero volvamos a lo de la corrupción donde el propio Inegi advierte que crece la percepción de que ya se institucionalizó en la 4T y las encuestas dicen que el 71 por ciento de la población reconoce que estamos peor y sólo 25 por ciento dice lo contrario en tanto que en economía 50 por ciento señala que estamos peor y 35 por ciento dice que mejor (especialmente el segmento de adultos mayores).

Pero tal vez el tema más sobresaliente, porque así lo marcan las encuestas de percepción, es el de la inseguridad, donde ahora el mesías tropical acusa a los neoliberales opositores de querer echarle encima a la iglesia católica, cuando en realidad él fue quien la desafió y ofendió a quienes se atrevieron a pedirle reconsiderar aquello de abrazos no balazos y le dijeron que con su pasividad se convirtió en cómplices de la masacre del crimen organizado.

Simplemente lo llamaron a aplicar la ley, asumir su responsabilidad constitucional en favor de las víctimas de asesinato, secuestro, robo, extorsión y su respuesta fue que la jerarquía estaba apergollada al poder económico, que los clérigos mentían y que estuvieron callados durante las masacres del tiempo neoliberal.

Mintió pues hasta un cardenal fue ejecutado precisamente por el cártel de Sinaloa en el aeropuerto de Guadalajara por denunciar el sojuzgamiento de comunidades con la siembra de estupefacientes.

Frente a dichos, están los hechos: hoy sin una declaratoria de guerra del ganso ya se superaron los muertos que hubo con Calderón en seis años; está a punto de superar los de Peña Nieto y la masacre continúa en casi todos los frentes del país.

A cambio, la FGR ya no persigue a delincuentes relacionados con el crimen organizado, no captura a ningún capo y son cantadas las noticias de detenciones de segundones o cargamentos ilícitos. Tampoco se habla mucho de destrucción de narcolaboratorios o sembradíos especialmente en la zona del triángulo dorado (Sinaloa, Sonora y Durango) donde se impone la Ley del crimen, de los cárteles que luchan entre ellos por la preminencia en esa zona de exclusión.

Proliferan los testimonios grabados por los mismos criminales donde se desafía y se mata a representantes de la ley, especialmente policías estatales y municipales. Otros muestran cómo contingentes militares enteros, armados y motorizados, son corridos, correteados, vejados, pateados, ofendidos y deshonrados por los delincuentes.

Por eso y ante la incapacidad o complicidad del gobiernito de la 4T no queda sino sumarse al llamado de la Conferencia del Episcopado Mexicano, de los Superiores Mayores de Religiosos en México y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús a la Jornada de Oración por la Paz que buscará “el diálogo social para construir un camino de Justicia y Reconciliación”.

Y como la “autoridad” civil representada por el profeta de Macuspana no responde, en las misas del próximo día 10 se hará memoria de los sacerdotes asesinados. “Necesitamos estar unidos en este momento en que la indignación de nuestro pueblo ante la barbarie de la violencia nos está abriendo una puerta para la paz”. Entonces, Oremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.