Opinión| Muy caro vamos a pagar las sandeces de Palacio Nacional; la economía a pique

Pluma invitada Plumas invitadas

Muy caro vamos a pagar las sandeces de Palacio Nacional; la economía a pique

Por: Miguel A. Rocha Valencia

Yo Campesino/4T sin remedio

La verdad quisiéramos estar equivocados, pero no, los hechos convertidos en números nos demuestran que el ganso y su 4T fue lo peor que le pudo pasar a México, aunque para algunos resulte una bendición por recibir un dinero cuyo fin es convertirlos en clientes, a pesar de que en el corto plazo, lo paguemos muy caro, en especial las próximas generaciones.

Apenas festejaban en Palacio Nacional las proyecciones “pírricas” de crecimiento del Fondo Monetario Internacional, desmentidas en los hechos por calificadoras y los hechos ocurridos en México que enrarecen el ambiente financiero y de inversiones.

Tan mal estamos que el 73 por ciento de los analistas consultados por el Banco de México considera que es mal momento para realizar inversiones y que el clima de negocios empeorará en lo que resta del año.

Seguramente tomaron en cuenta las posiciones manifestadas por el ganso de Macuspana respecto al T-MEC y su concepto de soberanía, alejado de los compromisos internacionales firmados y que en nada tienen qué ver sobre la propiedad de los hidrocarburos, sino en todo caso en la inversión en energías limpias las cuales, son el futuro, tanto que Mercedes Benz adelantó que a partir de 2030 ya no fabricará motores de combustión.

Pero en torno a las previsiones negativas para este año y el próximo, los analistas plantean como factores determinantes las presiones sobre los precios de los productos no sólo básicos sino los de consumo cotidiano, seguirán muy fuertes.

Tan sólo en la importación de granos, especialmente maíz, trigo, frijol y oleaginosas además de algunos forrajeros, se gastaron más de 30 mil millones de pesos adicionales, es decir arriba de los mil 600 millones de pesos, con lo cual, la proyección es que en la compra programada de 42 millones de toneladas a fin de año, se pague un sobre precio cercano a los 70 mil millones de pesos, con todo y los resultados de las cosechas temporaleras en México.

Lo peor, dice el reporte, es que las dos terceras partes de esa erogación corresponde a compras de maíz, donde México, es cada vez más deficitario a pesar de los dizque programas de estímulo que ordeñaron las estrategias de productividad y crédito.

Los propios analistas apuntaron que el agravamiento de la inseguridad pública derivada de la inacción cómplice del machuchón y que cuesta ya la vida de casi 130 mil mexicanos asesinados, es un factor para considerar que “no es momento para realizar inversiones y que el clima de negocios empeorará”.

De tal suerte que el consenso de 38 grupos de análisis y consultoría del sector privado, nacionales y extranjeros encuestados por Banxico recortó su pronóstico para este y el próximo año y subió su estimado de inflación general, donde la subyacente ya está casi al mismo nivel.

Insiste en que los dos principales obstáculos para mejorar son de carácter interno con la gobernanza donde destacan seguridad pública e inflación.

Noticias nada buenas a pesar de que el profeta cuatrotero distraiga la atención en las mañaneras. Lo duro está a la vuelta de la esquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.