Rueda de Molino| Central avionera que ovacionan feligreses…

Jorge Hidalgo Lugo Nuestras plumas Rueda de Molino

Central avionera que ovacionan feligreses y enaltecen matraqueros al opresor

Por: Jorge Hidalgo Lugo

Con un costo hasta el momento que supera los 115 mil millones de pesos, para la clase gobernante y sus aplaudidores oficiosos, resultó una hazaña inconmensurable haber puesto en marcha, de manera inconclusa la “central avionera” Felipe Ángeles, destinada a convertirse en un “mamut” blanco, si tomamos en cuenta los restos fósiles de ese animal prehistórico localizados en la zona.

Con ruidoso estruendo mediático, los allegados, convenencieros, lame suelas y no pocos oportunistas, lanzaron loas y reconocimientos a quien logró, por encima de sus antecesores, construir un nuevo aeropuerto sin considerar claro está, que el costo beneficio, no da para lanzar alabanzas ni quemar incienso a quien vio consumado un capricho, una obsesión personal, a costillas de los contribuyentes, incluyendo sus feligreses.

Con las carencias que afloran y son tema de chascarrillos, escarnio nacional e internacional, para los panegiristas de Andrés Manuel López Obrador no es motivo de cuantificar que ésta que presumen como obra emblemática, se haya desfasado con más de 30 mil millones del presupuesto original que se fijó.

Tampoco es motivo de preocupación ni réplica que en vez de 6 pistas se cuente sólo con una y que los caminos de acceso estén en proceso, inconclusos. Y del tráfico aéreo, mejor ni mencionarlo porque ha sido desechado como terminal de uso, ante lo poco funcional que significa y el riesgo de colisiones en el aire por el tráfico que registra el de la Ciudad de México.

Otro elemento no considerado en el festín de lobos que ante la ausencia de logros, les da motivo de saciar vorazmente lo poco obtenido en este sexenio de pesadilla, es el pago por la cancelación que debió efectuarse del que sería un auténtico aeropuerto internacional y que se terminó por los caprichos del huésped de Palacio Nacional.

Para refrescar la memoria, basta revisar la tercera entrega de la Cuenta Pública 2019 que la Auditoría Superior de la Federación hizo y donde determinó que el costo de cancelar el aeropuerto de Texcoco, fue por el oren de los 331 mil 996.5 millones de pesos.

Así las cosas debemos estar felices que un aeropuerto de limitados alcances que hoy celebran los matraqueros de López Obrador, terminó por costar al pueblo bueno y sabio, incluyendo feligreses y súbditos, más de 445 mil millones de pesos.

Suma de recursos que a la vista de los resultados obtenidos, no avalan ni con mucho las nuevas instalaciones, mismas que se quieren vender como de las más avanzadas en el mundo de la aeronáutica moderna y que fueron objeto de ovaciones fingidas de empresarios e invitados de honor a la ceremonia inaugural, donde los acarreados no podrían faltar.

Como tampoco se extrañaron las vendimias improvisadas sobre el piso de los pasillos, donde lo mismo se ofertaron souvenirs exaltando la figura de López Obrador, que garnachas y antojitos mexicanos, que dieron la nota lastimosa y denigrante, por muy populista que quisieron mandar como mensaje al mundo.

Una farsa más de Morena y su dueño que más tarde o más temprano deberán ubicarse en su lamentable realidad pero que no fue motivo para horas antes en Michoacán otro indignante episodio donde, para no variar, el pretexto de la inseguridad que no se combate y el peligro que representa vivir en territorios ocupados por el crimen organizado fue el pretexto.

Ahora fue con la asistencia de Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación que montó otra carpa circense, pero con la asistencia de representantes sociales y autoridades municipales, diputados de oposición, con lo que buscó dar una barnizada de apertura democrática al tratamiento que se debe dar al flagelo que día con día cobra vigencia en Michoacán.

Invitados de piedra a quienes sólo les llamaron para dar testimonio de un evento que fue más para enaltecer la figura presidencial y el predominio de Morena, en vísperas de la consulta para la revocación de mandato, que aterrizar en el terreno de los hechos este remix del Plan de Apoyo a Michoacán que desde octubre del año pasado, anunció López Obrador en su primer visita recién iniciado el errático mandato de Alfredo Ramírez Bedolla, hoy más ocupado y preocupado en ser fiel observante de las órdenes que le mandan desde Palacio Nacional, que atender los problemas de la sufrida entidad que le pusieron a conducir gracias a la tómbola morenista.

Nada sustancial, ningún mensaje que anuncie el cambio de estrategia para enfrentar al crimen organizado al que por instrucciones del opresor se le combate “en buena lid” pero que desafortunadamente gana de todas en el territorio estatal y que finalmente sirvió para lo que se le unta al queso incluyendo la gasta promesa que ahora sí, “deveritas que ahora sí”, se federalizará la nómina educativa.

Cruel paradoja y exhibición lamentable ante los ojos del invitado de honor que ni mutis hizo, que en este evento para lograr acuerdos y propiciar la paz social perdida en la entidad, la jauría morenista sacara a relucir su rabiosa e incontrolable tendencia a hostigar y atacar a quien ven como enemigo, para impedir hablar al que llevó la voz del grupo opositor.

Mascarada mal montada en el Centro de Convenciones de Morelia donde debió alzar la voz el diputado federal Francisco Xavier Huacuz Esquivel para solicitar se permitiera al senador Antonio García Conejo, leer un posicionamiento como vocero de PAN, PRI y PRD, toda vez que no estaba considerado en el programa.

Así, más a fuerzas que de ganas, el Senador por Michoacán subió al atril pero su breve intervención fue constantemente interrumpida por la silbatina y abucheos que los morenistas prodigaron, muchos de ellos, ejemplares del trapecio político que apenas un año antes hiperlactaban de la ubre del gobierno perredista que hoy satanizan y apedrean con obradorista alegría.

Así el nulo respeto al enviado presidencial que no hizo comentario alguno de esta reprobable actitud.

Así lo que demuestran les interesa respetar la libre expresión, pero sobre todo, así de patética su actitud de querer lograr consensos para “alcanzar la paz” que no son capaces de brindar desde el gobierno federal y estatal, debido precisamente a su tendencia de atacar a quien no está en el redil de ovejas que pastorea el dueño de la presidencia imperial.

Nada más pero nada menos…

Vale…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.