Silogismos| Los discretos operadores de Morena que apuntalan a Julio Menchaca

Antonio Ortigoza Vazquez Nuestras plumas Silogismos

Los discretos operadores de Morena que apuntalan a Julio Menchaca

*  Sin muchos aspavientos ni reflectores, el senador César Cravioto, delegado especial en el Estado y el Coordinador de Campaña de Julio Menchaca, Natividad Castrejón, han logrado no solo evitar rupturas y unir a su partido; además, lograron posicionar en la precampaña a Menchaca, tejiendo acuerdos con las corrientes morenistas y diversos sectores sociales para arrancar la campaña con una sólida estructura

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Cuando semanas antes de que Morena designara a su candidato a la gubernatura, su delegado especial César Cravioto Romero, anticipó de forma segura y tranquila que los simpatizantes y militantes de su partido en Hidalgo cenarían en Navidad con el nombre del ganador en la encuesta interna, no mintió.

En vísperas de la Nochebuena, se supo que Julio Menchaca Salazar había obtenido las mayores preferencias en los sondeos, pero sobre todo, su triunfo no produjo conflictos o rupturas internas que lamentar pese a que fueron 52 los aspirantes registrados.

¿Por qué se alcanzó tal grado de madurez y acuerdo político?

Porque desde un inicio el senador Cravioto definió con claridad las reglas del juego con los coordinadores de los aspirantes, como fue el caso de Natividad Castrejón Valdez quien como parte del equipo que ha apoyado desde hace tiempo a Menchaca Salazar, logró impulsar un acuerdo de colaboración mutua con el delegado de Morena que permitió arrojar logros tangibles en la precampaña desarrollada por 40 días, en los 18 distritos electorales de la entidad, sin faltar un municipio.

Características unen en común ambos políticos: son eficaces en la construcción de estrategias exitosas como ya lo demostraron en la precampaña; pero además, son discretos y cero adicción al exceso de poses y reflectores.

Castrejón Valdez, en su papel de Coordinador de Campaña, ha sabido construir valiosos puentes con todos los sectores; desde el empresarial hasta el obrero o campesino. Junto con el senador Cravioto, han logrado la inclusión de los diversos liderazgos morenistas, ya sumados en la precampaña y listos para arrancar la campaña formal en el estado.

Natividad Castrejón es un político experimentado que al transitar por partidos de diversas ideologías, ha aprendido a conocer los puntos de coincidencia de las diversas fuerzas sociales en el Estado. Él mismo ha sido candidato a la alcaldía de Pachuca y conoce el tema de la conformación de estructuras y redes para soportar e impulsar una campaña.

Más que evitar las rupturas –donde el solitario “prietito en el arroz” fue el diputado local Francisco Xavier Berganza—tras el proceso de selección, el delegado especial y el coordinador del candidato de Morena, supieron sumar a diversos dirigentes y exponentes de liderazgos como Pablo Vargas, Francisco Patiño, Simey Olvera y Nabor Rojas.

Este trabajo político de hilar fino, permitirá que Menchaca Salazar arranque en breve su campaña en un ambiente de unidad y en sintonía con las diversas fuerzas políticas y sus líderes o representantes.

La experiencia de infinidad de campañas políticas pasadas indica que los triunfos o derrotas son, en buena medida, corresponsabilidad compartida entre el candidato y su equipo de coordinación. Uno de los ejemplos más emblemáticos es la soberbia y exceso de confianza con que operó en la campaña presidencial del 2000, el llamado “Dream Team” del PRI, que erró la estrategia al pensar que con el solo nombre de sus integrantes como Emilio Gamboa, ganarían la elección. Como se recordará, Francisco Labastida se abandonó a los brazos de estos personajes, sufriendo una estrepitosa derrota ante el panista, Vicente Fox.

Los niveles de aceptación reflejados en las encuestas al término de la precampaña no son, en ningún sentido, obra de la casualidad sino del trabajo coordinado entre el senador Cravioto y el coordinador Castrejón.

La fórmula de reunirse con simpatizantes, militantes, consejeros, miembros fundadores y representantes de todos los sectores, parece sencilla pero en el fondo implica un trabajo de acuerdos y sensibilidad política que permitan una verdadera conexión entre lo que la gente espera de un candidato y lo que éste plantea.

Iniciar la campaña formal con una estructura partidista sólida y unida, dirigida por un equipo capaz en la coordinación y un candidato que sabe conectar con el electorado, anticipa que Morena deberá subir en las encuestas para ganar sin contratiempos la gubernatura.

@ortigoza2010

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.