La Guardia Nacional bajo control del Ejército Mexicano

Investigaciones

La Guardia Nacional bajo control del Ejército Mexicano

Por: Jorge Alejandro Medellín/Defensa.com

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció de manera sorpresiva que en los próximos días publicará un Acuerdo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para incorporar la Guardia Nacional a la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) para que se convierta en la tercera arma de la institución, junto con Ejército Mexicano y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

El anuncio fue hecho durante la conferencia mañanera del lunes 8 de agosto y de inmediato produjo el rechazo de partidos de la oposición, organizaciones pro derechos humanos, catedráticos, especialistas en seguridad nacional y abogados constitucionalistas, quienes han advertido que el mandatario violaría la Constitución Política, hace a un lado al Congreso al no someter el tema a una discusión y votación democrática abierta y rompería una vez más el equilibrio de Poderes en el país.

Obrador explicó su decisión señalando que debe entregar buenas cuentas al pueblo y que el Acuerdo Presidencial busca evitar que la Guardia nacional acabe como la extinta Policía Federal (PF), envuelta en la corrupción, limitada en operatividad y presencia nacional y ligada al crimen organizado.

Legisladores de oposición en el Senado adelantaron que irán en contra del Acuerdo Presidencial y buscarán los medios jurídicos para impugnar la medida anunciada por Obrador. Lo mismo sucedió en la Cámara de Diputados, en donde de los 500 legisladores renovados en las elecciones del año pasado, 252 son del partido Morena, creado por el Presidente. Sin embargo, pese a ser matemáticamente la mitad del total, Morena requiere las tres cuartas partes del Pleno para hacer reformas constitucionales como la que se necesita para que la Guardia Nacional sea incorporada a la SEDENA.

Es por este escenario adverso que López Obrador decidió que emitir en los próximos días un Acuerdo Presidencial para concretar el control “completo” del Ejército sobre la Guardia Nacional, instancia que originalmente fue creada como un cuerpo policiaco de carácter civil, como quedó asentado en la reforma constitucional que le dio vida al inicio del gobierno obradorista.

La incorporación de la Guardia Nacional es una de las tres reformas constitucionales anunciadas por el Presidente al inicio de su mandato, cuando Morena tenía la mayoría absoluta en el Congreso. Las otras dos eran la reforma a la industria eléctrica -fracasada al no obtener la mayoría de votos- y la desaparición del Instituto Federal Electoral (IFE), pendiente de ser votada en las dos cámaras.

En mayo de 2021, se conoció el documento Reorganización de la Sedena, en el que se reveló, entre otras cosas, el proyecto para que la Guardia Nacional se convirtiera en la tercera arma de la Secretaría junto con el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).  Dicha reorganización avanza bajo un estricto cronograma que se ha cumplido al pie de la letra.

En este contexto, Obrador anticipó que el desfile del próximo 16 de septiembre para conmemorar el 212 aniversario del inicio de la guerra de Independencia estará dedicado por completo a destacar el tema de la seguridad y que “los actores principales van a ser los integrantes de la Guardia Nacional”. El mandatario hizo el anuncio: “…les adelanto, por lo mismo, que ya por acuerdo de la Presidencia pasa la seguridad que tiene que ver con la Guardia Nacional, completa, ya pasa a la Secretaría de la Defensa”. 

Recordó que “ya la cuestión operativa está a cargo de la Secretaría de la Defensa, pero voy a emitir un acuerdo para que, ya por completo, la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de la Defensa y esperamos nada más el resultado de la reforma. Pero ya quiero que sea la Secretaría de la Defensa la que se haga cargo”.

Hoy, dijo, la Guardia Nacional tiene como 125 mil efectivos, 260 cuarteles, todos formados, capacitados, distribuidos en el territorio. Hay estados de la República, hoy, en donde son más los elementos de la Guardia Nacional que están cuidando al pueblo que los policías estatales y municipales.

El anuncio de López Obrador tuvo como testigo especial al secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Crescencio Sandoval, quien regreso a la actividad luego de haberse contagiado de COVID-19 por tercera ocasión en menos de dos años. El general presentó un breve reporte sobre la aplicación del plan DN-III-E para rescatar a los mineros atrapados en Sabinas, Coahuila. Sandoval no fue cuestionado por los reporteros acerca del anuncio hecho por el presidente López Obrador y tampoco se refirió al tema en su intervención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.