Ambigú| 8M: lo morenamente correcto e innecesario uso de la fuerza

Ambigú Destacados Martha Elba Torres Martínez Nuestras plumas

8M: lo morenamente correcto e innecesario uso de la fuerza

+ La revolución de las mujeres, la más larga y extensa de la historia: Circe

Por Martha Elba Torres Martínez

Las y los que “no son iguales” a “los de antes” -aunque paradójicamente son las y los mismos, solo con la chaqueta de moda-, muy morenamente correctos este 8 de marzo: castigar con más años el feminicidio cuando hay que prevenirlo; perseguir la violencia contra mujeres y niñas de oficio y no solo por querella; un fondo “Resurgir” para apoyar a las víctimas con atención médica y psicológica -que se supone ya hay- y hasta para su funeral.

Todas bien bonitas y elegantes con su cubreboca morado para que se transpire la fecha, en los eventos conmemorativos del Ejecutivo estatal por el Día Internacional de la Mujer.

La “Presea Eréndira” a tres mujeres “por su ejemplo, historia y trabajo por alcanzar la igualdad y erradicar la violencia de género” y el reconocimiento a la entrega de las “valientes, incansables y luchadoras” mujeres policías, que después y ya sin traje de gala, se fueron en la tarde noche al Centro Histórico a repartir mamporrazos a las revoltosas.

En solo dos ciudades se “amurallaron” con acero los ejecutivos federal y estatal. Ya comienza a preocupar que Alfredo Ramírez Bedolla emule los peores defectos y errores del Presidente. Porque con AMLO quedan 3 años -bueno, ya ni 2, por eso de la sucesión adelantada- y en Michoacán todavía son 5 años 7 meses. A menos que suceda otra cosa.

En la Ciudad de México las marchas no resultaron “tan violentas” como había anticipado el gobierno capitalino. Y no, porque las chicas cambiaron de estrategia: en lugar de golpes, regalaron flores. En Morelia, la novatez y miedo decantó en cercos granaderos, rociadera de gases y disparos de balas de goma, que eventualmente pueden provocar lesiones de gravedad.

Hubo exceso de fuerza y abuso de autoridad, por más que lo nieguen y justifiquen autoridades. Contra las mujeres sí -aun sean anarcas-, pero no contra los normalistas, la CNTE, los comuneros y mucho menos se meten con los narcos.

Y todo por proteger un palacete que desde sus cimientos representa el sistema de dominación patriarcal, y la “honra” de un gobernante que le está quedando chico a Michoacán.

Que mala nota.

De acuerdo al recuento que realizó la compañera de Contramuro, Dalia Villegas, 32 colegas del gremio resultaron afectados; con lesiones más serias, Filiberto Ponce que tuvo que ser trasladado al Hospital del IMSS Camelinas, por el botellazo en la cabeza lanzado por un policía; Omaida García que recibió un petardo en la cabeza y otros 12, con marcas por disparos de goma en cara, tórax y brazos. En las coberturas, siempre son las y los que se llevan la peor parte…

***

Lo incorrectamente “morena” que gobierna también en el Congreso local, fue el discurso de la feminista y activista Circe López Ríofrio de “Humanas Sin Violencia”, que recibió -más a fuerza que de ganas por parte de la 75 Legislatura-, la presea “Mujer Michoacana” correspondiente al 2020 y pospuesto por el odiado covicho.

El pasado 18 de febrero, con más mujeres que hombres en las curules, el Pleno de la Legislatura decidió por mayoría, desechar la discusión sobre la Interrupción Legal del Embarazo y la despenalización absoluta como lo dicta la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de Nación (SCJN).

Las y los que no quisieron entrarle al tema: Belinda Iturbide y Baltazar Gaona (PT); Eréndira Isauro (Morena) y sorprendentemente Julieta Gallardo, del PRD, que presume su feminismo. Daniela de los Santos Torres, Gloria Tapia y Marco Polo Aguirre (PRI) Margarita López (Verde) y ya sabemos, la bancada completa del PAN.

A favor de la discusión, Julieta García Zepeda, Fidel Calderón Torreblanca, Sera Alemán Sierra, Víctor Zurita, Roberto Reyes Cosari y Juan Carlos Barragán Vélez (Morena); Reyes Galindo, Mayela Salas y Gabriela Cázares (PT) y las abstenciones que para el caso es lo mismo que la negación, Víctor Manríquez, Mónica Valdéz y Guadalupe Pichardo (PRD), así como Jesús Hernández, Guillermina Ríos, Samantha Flores, y Adriana Hernández (PRI).

Esta votación indica cómo los juicios de valor y la moralina pesa más en las y los diputados, que su reconocimiento al derecho elemental de una mujer a decidir sobre su cuerpo y la maternidad.

Entonces, ¡por favor! no hablen de los derechos de las mujeres ni de igualdad, porque las que terminan en la cárcel son ellas y no los que las preñan.

Por eso, grandioso y muy oportuno el discurso de Circe y por ello se reproduce casi íntegro:

“Hoy como nunca antes, la estridente y alarmante confrontación de posiciones siguen sin entender, porqué las mujeres somos ciudadanas y porqué tenemos derechos. Dos siglos no han bastado para que reconozcan a las mujeres; dos siglos, y no cesan los ataques para despolitizar a las mujeres, despojarnos de nuestro cuerpo a través de mandatos que atentan no sólo contra la dignidad humana, sino que son expresiones profundamente misóginas, sexistas, violentas y discriminadoras.

“Me pregunto, ¿en la democracia se vale todo? ¿Se vale que desde el ejercicio del poder se ridiculice, discrimine y silencien a las compañeras de curul, para imponer lo que se cree deben ser las mujeres y si no lo cumplen entonces incitar a la criminalización, alentar su persecución hasta silenciarlas?

“Que grave es que esto no se entienda; que grave es que ustedes no lo entiendan, que grave es que ninguno de los aquí presentes se haya levantado para romper el pacto patriarcal de la indiferencia, del no me importa, para exigir que se respeten los derechos humanos de las mujeres que les trajeron aquí.

“Lo cierto es que les vamos a decepcionar todos los días, porque las mujeres seguiremos abortando sin su permiso, seguiremos acompañándonos unas a otras para vencer no nuestras limitaciones, sino los obstáculos que nos genera la omisión y el desconocimiento que su trabajo genera al dar permisividad para que nos sigan violentando y discriminando.

“Seguiremos, aun con su oposición, creando espacios seguros para que las mujeres adolescentes y jóvenes puedan ejercer su sexualidad de manera segura y libre, sin que nadie las prive de la vida, sin que nadie las señale por hacerlo, sin quererlas obligar a la ´formalidad´ del noviazgo y matrimonio, sin que nadie las moralice y critique; seguiremos protegiendo y guiando a las mujeres para que dejen, huyan, salgan de relaciones violentas.

“Seguiremos sosteniendo que no todas las mujeres son víctimas como tampoco todos los hombres son violentos. No seremos las víctimas que el Estado quiere.

“Insistiremos en crear conocimientos que nos ayuden ser dueñas de nuestra vida y de nuestro cuerpo, nos acompañaremos para que no nos violen por ir solas, o rapen nuestro cabello como ahora el narcotráfico lo hace. (el 2 de enero, en Los Reyes, un sicario rapó a una señora que le tocó el claxon).

“Seguiremos luchando por no ser territorio del crimen organizado, nos organizaremos para nuestra seguridad e integridad, pero también dejaremos espacio para la ternura, la comprensión, la transformación de esta economía que nos hipersexualiza, prostituye, alquila nuestros vientres y cosifica, y que impide atender nuestras prioridades y necesidades, ya que siempre recortan o desaparecen nuestros recursos o instituciones.

“Y lo haremos como siempre, sin ustedes y a pesar de ustedes, aunque digan que ahora son de izquierda o mañana de derecha, y se autonombren feministas. Pero he de decirles que el feminismo es un acto libertario colectivo y un reencuentro profundo con los deseos de emancipación y su consolidación, que va desde la recuperación de la autonomía y la autodeterminación sobre nuestro cuerpo principalmente. Por lo que nos ofende la reducción burda que nos hacen como producto del neoliberalismo o del conservadurismo. Nada más tergiversado y violento. Este movimiento feminista es, ha sido y será, una autentica contraparte a los gobiernos misóginos y patriarcales, colonizadores y extractivistas. Porque esta revolución de las mujeres, la más larga y más extensa de la historia, destruirá el patriarcado al que ustedes tanta consideración y lealtad parece que le tienen”.

El mensaje habría quedado muy claro para el petista Baltazar Gaona, el mismo que ese 18 de febrero en la tribuna, con un muñequito de 5 pesos, “razonó” su voto contra el dictamen, y que este 8 de marzo le haya tocado leer la semblanza de la activista. Ese sí es castigo divino.

Y sí que la violencia de mujeres hacia mujeres -que está más extendida de lo que se cree-, la abandera en el Congreso la diputada Margarita López. Curioso, se jacta de “buscadora” de desaparecidas y desaparecidos y maltrata y humilla a las trabajadoras de Protocolo.

A ver. Ellas laboran para un Poder, no para la “poderosa” diputada que llegó por Movimiento Ciudadano, transitó por Morena y terminó en el Partido Verde de Ernesto Núñez, quien se presume bien feministo.

***

LA COMIDILLA

La recomendación del embajador estadunidense Ken Salazar al gobernador Ramírez Bedolla: trabaje el tema de seguridad porque hay violencia en Michoacán. Al día siguiente, en San Juan Nuevo y comunidades aledañas a Uruapan, los malandros le recordaron quiénes manda en el estado…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.