Ambigú| La marcha de la lealtad al tirano

Ambigú Destacados Martha Elba Torres Martínez Nuestras plumas

La marcha de la lealtad al tirano

+ Monreal no cayó en la trampa

Por: Martha Elba Torres Martínez

Casi dos semanas, el presidente López Obrador ha dedicado buena parte de su “mañanera” a invitar a sus simpatizantes y militantes de Morena, a su magno desfile de celebración en la Ciudad de México, por sus cuatro años de (mal)gobierno. Le inquieta no rebasar, pasado mañana, los 810 mil participantes que georeferenció Google Maps, el 13 de noviembre.

Quiere, literal, millones. Si le creemos al columnista Raymundo Riva Palacio, serán “cuatro veces más” -3.2 millones-. Con ojo de buen cubero, el senador Ricardo Monreal estima un millón.

Como sea, anteayer, AMLO hizo sus cuentas de la marcha de la lealtad que le refrendarán sus simpatizantes:

“¿Cuántos ciudadanos somos? Alrededor de 85 millones. ¿Cuánto es el 70 por ciento? Son como 60 o 56 millones. ¿Cuántos ciudadanos votaron por mi (2018)? 31 millones. ¿Y si ahorita me apoyan 50, más de los que votaron por mí?”.

El padrón de electores es de 95 millones; según sus cálculos, tendría 81 millones de seguidores. ¿Qué es lo que no entendemos que hoy, el Presidente tiene 70 por ciento de aprobación como machaca? Fácil. En 2018, todas las encuestas le daban entre 72 y 75 por ciento de aceptación; el promedio ahora es de 57 y 61 por ciento. Solo en sus “otros datos”, lo apoyan 50 millones de ciudadanos. Ya lo sabremos en 2024 que se refrende a través de su “corcholata”.

Pero “no importa que vayan de blanco, de rosa, del color que quieran” (…) lo más importante es que la gente va a participar con mucha alegría, porque el pueblo está contento”. Lo más seguro será guinda la alfombra humana que partirá del Ángel de la Independencia al Zócalo.

Bueno, hasta el concepto “acarreo” con que tanto fustigó al otro PRI -hoy Morena versión recargada- es justificable. “La gente va contenta y no va a ir más, porque en efecto, no hay cómo trasladarse (a la Ciudad de México); no habría camiones para tanta gente que quiere asistir, porque tenemos el respaldo del pueblo”.

Indudablemente quiere imponer el récord Guinnes -si lo hay- de la marcha más numerosa a favor de un gobernante.

Todos estos días de la víspera, le ha echado sabor al caldo. Sobre su informe de cuatro años: que en México no domina la oligarquía; que no se permite la corrupción; que sí pagan impuestos los potentados; que hay finanzas públicas sanas; 85% de los hogares recibe programas sociales; los mexicanos se sienten dichosos de apoyar a los más pobres; que en México no hay racismo ni acepta el clasismo ni la discriminación; que está triunfando la estrategia para atender la violencia en el país; que la paz es fruto de la justicia; que todo es felicidad en el pueblo mexicano.

Y la sorpresa para la academia, es que por fin presentará un marco teórico de su modelo de gobierno para poder, a partir de ahí, definir qué es la “cuarta transformación”.

Porque AMLO dice que no es neoliberal, cuando recurre a las políticas compensatorias de la pobreza. No hay nada más neoliberal que sus programas sociales. El tema es que él los usa como instrumento de clientelismo electoral y por eso nunca mide su impacto en el entorno de los beneficiarios porque en la realidad, no le interesa.

Su discurso, que piensa y actúa por los pobres, es el rasgo principal de su populismo. Los ejes de su campaña en 2018 fueron recuperar la seguridad pública, cero corrupción, crecimiento económico e igualdad.

Al inicio del quinto año de su mandato: 136 mil homicidios dolosos; la estafa en Segalmex y los negocios de familiares y cercanos al Presidente; sigue el crecimiento del país en menos cero, y lejos de propiciar la igualdad en la nación, polarizó para que pobres odien a ricos y clasemedieros desdeñen a pobres, que el mismo tirano de Palacio Nacional calificó de “mascotas”, animalitos que no piensan, pero reaccionan al darles de comer. Que jodido…

***

Yo me quedo con el cálculo que hizo el propio líder de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, de un millón de participantes este domingo. Y en la que no estará el morenista, por motivo de su viaje a Madrid para la reunión Interparlamentaria México-España. Un encuentro que debería importarle al Presidente por la postura del Europarlamento sobre la libertad de expresión en México y el asesinato de periodistas.

Pero además, el senador zacatecano tiene bien claro, que es una trampa su presencia en la marcha de la lealtad al tirano, porque habría sido objeto no solo de violencia verbal, de esa que acostumbre López Obrador y sus seguidores, sino hasta de agresión física. Elena Chávez en el “Rey del Cash” recuerda con puntualidad lo que hizo AMLO con Cuauhtémoc Cárdenas.

En la entrevista de ayer con Ciro Gómez, el aspirante presidencial migraña para la “corcholata” favorita, reiteró por enésima vez: «Yo estoy con el Presidente. Que quede muy claro. Pero no soy parte de un coro incondicional de seguimiento. Tengo mi propio criterio y tengo mi propia actitud política. Yo soy de los que piensan que es el momento de conciliar. Y creo que es un equívoco seguir en la confrontación y seguir en la ruta del encono y seguir en la ruta de la polarización».

A los reproches de senadoras y senadores de su partido por su ausencia en la marcha, Monreal dijo que no es ingenuo; esa campaña de ataques es orquestada desde la jefatura del Gobierno de la Ciudad de México y por la vocería de la Presidencia de la República «a quienes les resulto incómodo porque tengo criterio propio».

Su viaje a Madrid, se concertó dos meses atrás; “no es un viaje de descanso, es parte de mi trabajo legislativo, porque para eso me paga el pueblo, además el encuentro fue planeado por la Cancillería para mejorar la relación México-España”. Que también es tensa por los reclamos del Presidente a los españoles de hace 500 años con la conquista.

Hace bien Monreal, por su seguridad física y política, no marchar el domingo. Perdería mucho de lo ganado fuera de la secta de López Obrador. Hay mucho más México fuera de la 4T…

                                                                                              ***

En el marco del Día Internacional Contra el VIH, que se conmemora cada año el 1 de diciembre, Movimiento Ciudadano en la entidad arranca la 11 edición de La Quincena “Diálogos por Michoacán” para visibilizar este padecimiento y apoyar a su prevención.

Habrá distintas actividades que se llevarán a cabo del 1 al 10 de diciembre, con la presencia de la Organización “LGBT+Rights”, que en voz de su presidente estatal, Jesús Chávez, enfatizó y celebró que Movimiento Ciudadano en el estado se sume a las jornadas de trabajo sobre el VIH y la comunidad LGBTTTIQ+, las cuales tendrán eco en todo el territorio michoacano y donde colectivos como “Michoacán es Diversidad” y “Convihve” tienen un papel relevante.

Con el encuentro “15 voces por la libertad: todas tenemos una historia” que se presenta hoy en el Cecoexpo de Morelia, abren Mujeres en Movimiento y el partido naranja las actividades por el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Y este 25N, marchas en la CDMX y varias ciudades del país contra la violencia de género. Pareciera que lo único que avanza en torno a los derechos de las mujeres, es el feminicidio. Las carpetas de investigación por este delito crecieron en octubre, con lo que suman ya tres meses consecutivos al alza, de acuerdo al Informe de Seguridad que acaba de presentar Rosa Icela Rodríguez.

Rarito ese plantón de la CNTEG en el Zócalo. Hasta parece valla humana a la marcha de las feministas.

Pero estaba con Movimiento Ciudadano. El dirigente Antonio Carreño ya no responderá preguntas sobre los sombrerazos de Carlos Herrera para enchufarse a ese partido. En la Coordinación Nacional todo sigue igual y eso sí, las ansias del ex candidato a gobernador de la alianza opositora, lo único que ha logrado es que liderazgos en los municipios y alcaldes cierren filas en torno al coordinador estatal.

No obstante, Monreal Ávila ve riesgos en cuando la movilización del oficialismo, sea factor “de una mayor confrontación y polarización social, si se involucran en ella sectores que actúen o descalifiquen a otros sectores, por ejemplo, a quienes participaron en la marcha del domingo 13. No conviene la polarización; lo he dicho siempre, porque después de la polarización viene violencia. No le conviene al país”.

                                                                              ***

LA COMIDILLA

Que nervios que se aparezcan los bloques negros en el desfile de AMLO. Ya les aplicó el NRDA porque no quiere provocadores. A ver si lo respetan como sucedió el 13N…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.