Editorial| Impone AMLO su reforma para controlar democracia

Editorial semanal

Impone AMLO su reforma para controlar democracia

La bancada de Morena en la Cámara de Diputados presentó el miércoles de esta semana, el proyecto de dictamen de reforma electoral constitucional a partir de las 152 iniciativas que habían presentado todos los partidos políticos. En teoría, porque en los hechos, se trata de la misma iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador “sin cambiarle una coma”, que envió desde abril pasado.

El proyecto plantea eliminar el INE y crear el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC) cuyos integrantes serán elegidos por voto directo al igual que los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La iniciativa también establece centralizar los comicios estatales y municipales; desaparecer a los organismos electorales locales; limitar el número de regidurías en los Ayuntamientos y aumentar el financiamiento privado para los partidos políticos, institutos que solo recibirían presupuesto público para sus campañas cuando sea periodo electoral.

La integración de la Cámara de Diputados será de 300 curules y el Senado se conformará con 96 escaños. En apariencia se elimina la representación plurinominal pero las y los legisladores no serán elegidos por voto directo, sino indirecto a través de listas de candidatos que presenten los partidos.

Esto echa abajo la gran reforma electoral del 97 que abrió la representación nacional a las fuerzas políticas de minoría.

El presidente López Obrador ha aceptado en sus “mañaneras” que no cuenta con los votos suficientes para la mayoría calificada, ante el rechazo del bloque opositor del PAN, PRD, PRI y Movimiento Ciudadano, e incluso diputados del Partido Verde y PT han deslizado la posibilidad de votar en contra porque sería “suicidio político”.

La próxima sesión será el lunes 28 de noviembre para la discusión de dictamen en comisiones y presentar al Pleno para su votación, el martes 29.

Días cruciales en los que no se deja de especular sobre un nuevo apretón a la tuerca del PRI, aun cuando su presidente nacional y diputado, Alejandro Moreno, ha jurado y perjurado que no habrá nueva traición a la alianza opositora.

Este domingo 27, marchará el Presidente de la República con su partido y sus gobernadores, en respuesta a la marcha ciudadana del 13 de noviembre en defensa del INE.

A ver cómo amanece el clima político en el arranque de semana, para un segundo agarrón con las reformas a leyes secundarias en materia electoral. El Plan B para acabar con el INE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.