Silogismos| Aranza Aguilar sume en la ineficiencia y corrupción al IMSS-Hidalgo

Antonio Ortigoza Vazquez Nuestras plumas Silogismos

Aranza Aguilar sume en la ineficiencia y corrupción al IMSS-Hidalgo

A solo medio año de llegar al cargo en el Estado, el funcionario ha integrado una red de complicidades con personajes que están aprovechando el cargo para defraudar a la institución; algunos de ellos, socios de despachos jurídicos, pierden los casos de manera deliberada para que sus clientes le ganen demandas al IMSS, lo que representa un abierto fraude y tráfico de influencias

Por: Antonio Ortigoza Vázquez

Se llama José Luis Aranza Aguilar y es uno de los funcionarios que al menos en el IMSS, se ríe a carcajada abierta de la lucha contra la corrupción del gobierno de la 4T, porque todo apunta a que este funcionario, actual delegado de la institución en Hidalgo, siempre ha estado ligado a escándalos de desviación de recursos, tráfico de influencias y pareciera que tiene imán para rodearse de gente “doctorada” en asuntos de tranzas y negocios chuecos.

Sus cercanos aseguran que Aranza goza del apoyo de un alto funcionario del Seguro Social en la CDMX —él suelta la versión de pertenecer al primer círculo del director Zoé Robledo—, pero el asunto es que hasta diciembre del pasado año ocupaba un cargo similar, pero en el estado de Tlaxcala donde diversos medios dieron cuenta de una larga secuencia de tropelías durante su encargo.

Aranza Aguilar llegó a suplir en el estado a la ex delegada Claudia Díaz Pérez que fuera destituida en el 2020, justo en lo más álgido de la pandemia del Covid-19, cuando favoreció la compra de ventiladores marca “patito” que León Manuel Bartlett Álvarez, el junior hijo del Director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, intentó vender a un sobreprecio al IMSS. El escándalo trascendió a los medios y además de caros, se comprobó que los aparatos de la empresa Cyber Robotic Solutions, sencillamente no servía para nada.

La ex funcionaria metió pleito legal alegando que su despido había sido injustificado y como suele pasar en el IMSS y otras instituciones símiles como el ISSSTE, sus cuerpos jurídicos casi siempre pierden de manera sospechosa los pleitos, por lo que Díaz Pérez debió ser restituida en su puesto, pero para evitar volver a avivar en Hidalgo la hoguera de las especulaciones se decidió enviarla muy lejos, hasta el norteño estado de Durango para quitarse el problema legal y laboral de en medio y echarle tierra al escándalo del Junior Bartlett.

Los altos mandos del IMSS determinaron entonces enviar a Hidalgo el ex delegado en Tlaxcala, también acusado de corrupción, José Luis Aranza cuyos subalternos, en su mayoría incapaces y corruptos, se encargaron de crear un problema mayúsculo tanto con los derechohabientes como con los trabajadores sindicalizados.

Aranza dejó la delegación del IMSS de Tlaxcala con el extravío de por lo menos dos millones de medicamentos y otros tres millones perdidos por otros tantos ya caducos. La prensa de aquel estado ubicó a sus consentidos como nuevos ricos que se daban el lujo de comprar hasta dos autos Audi con valor de un millón de pesos cada uno y, en el colmo de las trapacerías, hasta robarse equipos de sonido. Además de vender plazas en favor de “aviadores” y traficar con permisos de trabajo.

Pero lejos de enmendar su debilidad por el dinero fácil, Aranza Aguilar, reeditó en Hidalgo su modelo aplicado en Tlaxcala, colocando a personajes impresentables en puestos claves y a modo para esquilmar a la institución.

Le explico: Con la llegada de Héctor Javier López Moreno como Jefe del Departamento Consultivo  de la Jefatura de Servicios Jurídicos, la delegación del IMSS-Hidalgo ha comenzado a perder un sinfín de pleitos laborales que curiosamente lleva el bufete jurídico de Marco Edwing Ixta Domínguez, socio nada menos que del propio López Moreno.

Tanto López Moreno como Ixta Domínguez son ex trabajadores del IMSS de donde salieron por cuerdas pero ahora viene por la revancha y el cobro de su “indemnización”. Y vaya que lo están logrando.

Esto porque al ser juez y parte el funcionario y su socio, dan por sentado que sus clientes le ganarán al IMSS sin ningún problema pues el departamento jurídico no mueve en dedo para defender los intereses de la institución. De esta forma el despacho que litiga contra el Seguro Social adquiere prestigio y más clientes y en la nave de la corrupción el delegado Aranza y su corrupta tripulación, navegan felices y contentos. Negocio redondo, pues.

Por si fuera poco, dentro de la estructura de la delegación del IMSS en Hidalgo, el propio López Moreno incrustó a su esposa, Susana Pilar Riveroll Contreras, como funcionaria en el equipo de primer nivel de José Luis Aranza.

Se hace necesario que la Contraloría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), eché un vistazo a lo que está pasando en su delegación hidalguense e investigue el por qué el despacho de Ixta Domínguez está resultando uno de los más “eficientes” para vencer en asuntos legales a la institución.

Pero además, basta con hacer una encuesta sobre el servicio a los derechohabientes para darse cuenta que las cosas empeoran día a día, pues a pesar de que Aranza Aguilar dice gozar de la protección y amistad en el Seguro Social, su sello distintivo es su marcada incapacidad para el alto cargo que viene desempeñando.

Trabajadores y usuarios en Hidalgo lanzan un S.O.S a Zoé Robledo.

@ortigoza2010

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.