Editorial| Depresión postBiden

Editorial semanal

Depresión postBiden

Los magros resultados y la nutrida crítica a su encuentro en Washington con su homologo estadunidense, Joe Biden, parece que le causó depresión al presidente Andrés Manuel López Obrador pues reiteró de nueva cuenta, que nadie cuente con él, una vez que deje el cargo.

De la reunión ante la prensa de ambos mandatarios, trascendió más los 31 minutos que se tomó para leer su discurso y la proeza de la periodista Isabel González de grabar el evento sin mover el celular.

Expuesto ante la prensa estadunidense que no lo ve muy bien, le criticaron su postura, el traje y corbata, pero sobre todo, esas prolongadas pausas al hablar, que en México se le toleran, pero no ante el presidente del país más poderoso y cuyos minutos de atención se tasan en dólares.

Entonces el presidente López Obrador regresó sin nada a favor de México y sí con desánimo y apachurrado.

En la mañanera de ayer jueves, como su corazón no es bodega, expuso su estado emocional y reiteró que una vez que deje la presidencia en 2024 se retirará de la política y se enfocará a escribir un nuevo libro, el cual titulará “El pensamiento conservador en México”.

Se declara que quedará totalmente alejado de la vida política e incluso de la pública, por lo que no dará ni entrevistas ni hablará de política.

“Yo termino a finales de septiembre y me jubilo, no vuelvo a la actividad pública, política, no voy a aceptar ni siquiera invitaciones a conferencias, no voy a visitar universidades, no voy a asistir a ningún acto público-político, aunque se trate de amigos o familiares.

“Concluyo mi ciclo a finales de septiembre de 2024, por eso el tiempo que me queda lo estoy utilizando de manera intensa, me estoy aplicando para que no quede nada pendiente y me pueda ir con mi consciencia tranquila por haber servido a mi país, a mi pueblo y no pienso continuar en la política”, expresó.

Difícil un nuevo encuentro AMLO-Biden. A menos que las posturas cambien entre estos personajes tan diferentes y tan distantes en sus visiones del mundo, y el tiempo: López Obrador dice no a la reelección y el estadunidense la quiere, pero no lo quieren sus ciudadanos.

Al final de cuentas, la fría recepción del vecino del norte es resultado de las reiteradas balandronadas hacia el gobierno y prensa de ese país, en las “mañaneras” desde México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.