Obra “moderna”, inconclusa y sin beneficios

agosto Investigaciones

Obra “moderna”, inconclusa y sin beneficios

Por: Rosalinda Cabrera Cruz

El distribuidor vial de salida a Salamanca, desde que inició su construcción, ha estado metido en el ojo del huracán; los trabajos arrancaron en febrero de 2021 en medio de cuestionamientos más del orden político que relativos a la obra física. La inversión que el entonces gobernador, Silvano Aureoles Conejo anunció fue de 495 millones de pesos, de los cuales 445 serían aportados por la federación y el resto con inversión del estado.

Para esas fechas, en un tono optimista, el hoy exgobernador aseguró que la obra estaba programada para terminarse en 22 meses; pero para hacer más entusiasta el ambiente, puntualizó que se llegaría a término en solo 9 meses, algo que por supuesto nadie creyó, porque se entendió que lo que se deseaba era que esta fuera una obra insignia de su administración.

La opinión pública tuvo razón, porque a poco más de un año de haber sido iniciada, la edificación existente (y no concluida) evidencia serios retrasos que han derivado en que a la empresa responsable se le haya rescindido el contrato de construcción y para colmo muestra algunas fallas estructurales, esto sin contar las afectaciones sociales que incluyen a la sociedad en general, por ser esta vía de comunicación la principal arteria que conecta a Michoacán con ciudades y regiones importantes, como Ciudad de México, Guadalajara y el Bajío.

Ni adiós dijeron

Durante año y medio, las empresas Cortés Palma y Contratista General de América Latina estuvieron llevando a cabo trabajos ininterrumpidos de excavación y construcción en el conocido distribuidor vial de Salida a Salamanca, el cual abarca aproximadamente 40 hectáreas.

Hoy, tras enfrentar conflictos legales, retrasos y otros problemas, incluido el hallazgo de evidencias arqueológicas, a los constructores no les quedó de otra que abandonar la obra, dejando tanto a colonos como a locatarios, transeúntes y conductores de vehículos de todo tipo en la incertidumbre, ya que se ha hecho evidente que lo que hubo en torno a estos trabajos fueron únicamente promesas de gobiernos pasados y actuales (federales y estatales).

Desde el lunes 8 de agosto la zona se ve desierta; ya no hay obreros, maquinaria ni equipo que denote que en ese lugar se construye una ambiciosa obra vial, que se supone pondrá a Morelia a la altura de las ciudades más importantes de México. La promesa de este momento es que la siguiente semana la secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) del gobierno de Michoacán asumirá temporalmente los trabajos para intentar ganar algo de tiempo, lo que se mira poco probable.

Junto con los trabajadores se fueron las excavadoras, tractores y otra maquinaria pesada que son características de estas edificaciones y que al menos alientan la esperanza de que no es una zona fantasma o abandonada, pero no cabe duda que esto contribuirá a hacer más difícil la vida cotidiana de la zona norte de Morelia al concluir el periodo vacacional de verano.

Hace dos años, antes del inicio de los trabajos, por este distribuidor entraban y salían casi medio millón de personas cada 24 horas, al ser el punto de conexión con la Ciudad de México y Guadalajara. Ahora, el paso por este tramo del libramiento Norte se redujo a un socavón de 3 kilómetros de largo y 30 metros de ancho inundado de aguas negras y lodo que son el marco perfecto para evidenciar imperfecciones en las construcciones aún no acabadas.

La incertidumbre y la molestia no se han hecho esperar en al menos 4 colonias, dos vialidades principales y la afectación a casi una decena de rutas del transporte público, que son las presentes en el área de trabajo y con quienes autoridades estatales (ni federales) han compartido información que permita disipar la ansiedad sobre el futuro que depara en torno al proyecto y una posible fecha de su conclusión.

Lo único que por ahora se puede observar a simple vista es un tendajón casi frente al Tecnológico de Morelia, donde están a resguardo tuberías de plástico corrugado de un metro de ancho, varillas y otros materiales de construcción vigilados por elementos de la Guardia Civil del estado, pues siempre existe la posibilidad de que los amigos de lo ajeno se hagan de ellos por el buen precio que alcanzan en el mercado negro.

Por lo demás, para evitar que algún peatón o vehículos manejados por conductores distraídos caigan al abismo artificial, las excavaciones están “delimitadas” por una delgada malla de plástico color naranja sujeta por varillas ancladas al suelo, las que sin embargo no es obstáculo para que curiosos o periodistas puede ingresar a la obra a explorar a pesar del peligro que podría traer consigo el intentarlo.

Se espera que la SCOP, tal como lo anunció la semana pasada, despliegue a inicios de los próximos siete días su propia maquinaria y personal para avanzar en el proyecto hasta que se resuelvan los conflictos legales. Posiblemente y de manera optimista, cuentan con que se puedan habilitar algunas zonas que ya funcionen en próximos días.

La estimación que se hace para ello es de reanudación de los trabajos entre 15 y 20 días hábiles mientras se lleva a cabo el proceso de auditoría que permitirá determinar el proceso de obra que se dejó en el abandono, así como los volúmenes de obra que fueron pagados y no entregados por parte de la empresa en 2021, cuando fueron contratadas las empresas responsables por la administración del entonces gobernador Aureoles Conejo.

Luego de ello, se procederá a contratar a una nueva empresa que haya participado en el proceso de licitación celebrado en 2019, a partir de entonces se estiman entre 2 y 3 meses para que concluya este tan polémico distribuidor vial.

La rescisión y los paliativos

La cancelación del contrato a las empresas Cortés Palma y Contratista General de América Latina, para la construcción del distribuidor vial de la salida a Salamanca, es lo último a lo que se podía haber recurrido, ya que derivado de ello, la obra quedaría suspendida por tiempo indefinido.

Es verdad que la ley establece la rescisión de contrato bajo ciertas condiciones (que en este caso se dieron al registrarse un 20 por ciento de atraso en los tiempos previstos), pero también tiene prevista la defensa de los contratistas (a lo cual recurrieron) y nada se podrá hacer hasta que se libere el proceso legal.

Mientras tanto, la obra ha quedado paralizada pues no se puede entregar a otra constructora hasta que concluya el proceso legal y ya entonces se podrá decidir si se entrega a las empresas que quedaron en segundo o tercer lugar en el proceso de licitación o si se tendrá que emitir una nueva convocatoria para empresas interesadas en concluir la obra y de eso dependen los tiempos para reiniciar los trabajos.

El atraso en la obra ya se veía venir, pues a inicios de este año el director de la construcción del distribuidor vial, Salvador Sánchez, refirió que la obra en total llevaba un 72 por ciento de avance, aclarando que el 28 por ciento restante no se podría terminar para finales de abril, tal como se había acordado.

Para evitar la suspensión de la obra desde entonces, el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla inauguró a fines de marzo la apertura del puente elevado de dicha obra para agilizar el tráfico vial en la zona. Salvador Sánchez informó que la dimensiones de este tramo o viaducto era de 470 metros lineales, de los cuales 370 son del puente ya en uso y mientras que el resto del acceso cumple con todas las normas de seguridad tanto de la secretaría de Comunicaciones y Transportes y también internacionales.

Esa infraestructura permite a la población usuaria ahorrar en costos de operación de sus vehículos, hasta 20 pesos por cada uno, considerando gasolina, lubricantes, al igual que en el desgaste del motor, las balatas y llantas, disminuyendo las emisiones contaminantes de dióxido de carbono en la zona, de acuerdo con lo indicado por el Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

Siguiendo las cifras de la dependencia, tomando en consideración la reducción de costos por vehículo y con un tránsito diario estimado de 15 mil 500 automotores, se prevé un ahorro anual de 110 millones de pesos en total, lo que representa una tasa de rentabilidad inmediata del 137 por ciento en el primer año, con base en el costo de la obra, de 80 millones de pesos.

Junto con esta vialidad (o paliativo) un poco después fue abierta a la circulación otra ruta para quienes transitan del Mercado de Abasto al Estadio Morelos, a fin de facilitar el ascenso y descenso de pasaje de las rutas que pasan por el libramiento. Además, del carril lateral que se abrió para dar vuelta hacia el Estadio Morelos si se entra a la ciudad, con lo que ya no es necesario internarse por calles aledañas para tomar la ruta hacia el Centro, pues anteriormente ese carril funcionaba si iba a transitar por el libramiento.

Llegan las noticias virales

La labor de información de los medios de comunicación es vital para la sociedad, y con la ayuda de las redes sociales, las noticias pueden llegar a magnificarse, tal como fue el caso de un video que circuló por todo internet donde se da cuenta de aparentes daños en una de las columnas que sostienen el citado viaducto que da desahogo al tráfico vehicular rumbo al norte.

Al respecto, el personal de la Coordinación Estatal de Protección Civil acudió a realizar revisiones estructurales en la parte denunciada y evidenciada, llegando a la conclusión de que no existe riesgo alguno en la composición de la obra.

Los especialistas señalaron que en el caso de los pilares de la obra, se encuentran anclados a 24 metros de profundidad, por lo que esto descarta el riesgo de colapso.

En lo que refiere a las grietas que se muestran en el citado video viral, destacaron que se trata de un fenómeno natural en las obras de concreto por los pesos que sostienen todos los días y que en promedio, las uniones, ballenas y pilares soportan más de 150 toneladas de carga constante, por lo que precisaron que son únicamente estéticas y no de soporte.

Pero aparte de los posibles riesgos estructurales, sí existen otra clase de problemas, como que la empresa constructora que empezó a edificar el distribuidor vial no entregó algunos tramos que sí les fueron pagados, lo que significa una irregularidad más, reconoció la SCOP.

El titular de la dependencia, José Zavala Nolasco, confirmó que: “Hay volúmenes pagados no ejecutados (…)”, aunque no detalló cuántos, cuáles y a cuánto asciende el monto de los mismos.

Precisó que esto es algo que se le exigirá a la empresa, para que remunere el recurso que se les pagó por los volúmenes no entregados, “El caso se va a jurídico, nos desligamos de ese tema porque ya es algo de abogados. Ahorita estamos concentrados en lo que es la obra, pero sí exigiremos que lo que se les pagó y no cumplieron nos lo regresen. Pero será la parte jurídica la que lo haga”.

“Si ves las barbas del vecino cortar…”

Si bien el tema del distribuidor vial de la salida a Salamanca ha acaparado los titulares periodísticos en estos momentos, no se debe olvidar que existen otras obras que causan serias molestias a la ciudadanía, como es la conocida como distribuidor vial “Mil Cumbres”, quienes también incumplieron con el compromiso que hicieron con el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, quien el pasado 19 de julio, anunció que en 3 semanas se abriría a la circulación el paso superior que conecta la vía que baja de 3 Marías con Acueducto.

Luego de una visita a la obra, el mandatario anunció entonces el resultado de la reunión que sostuvo con las empresas a cargo. En su declaración, dijo que “Visité hoy el distribuidor vial de Mil Cumbres, están avanzando, lo que les estamos pidiendo es que avancen de manera más decidida, yo estaré ahí el próximo martes de nueva cuenta. Hoy nos reunimos con las empresas constructoras en el lugar. Todo indica que en 3 semanas estará abierta la circulación en el paso superior de oriente a Poniente o de Poniente a Oriente, de Mil Cumbres rumbo a Avenida Acueducto y viceversa”.

Pero este 9 de agosto se cumplió el plazo y un día después el tramo sigue en construcción; en el área únicamente se aprecia la presencia de una veintena de trabajadores que efectúan labores en las guarniciones, pero la parte central no está acabada, no hay balizamiento y la carpeta asfáltica es irregular. Esta parte se prevé que pueda abrirse en doble sentido, ya que la otra vía, en la que circularán los vehículos que se incorporarán del centro a 3 Marías, aún está incompleta.

Al respecto, el titular de la SCOP Zavala Nolasco, informó que el tramo se abrirá a la circulación el lunes 15 de agosto, porque “El tramo como tal ya se puede circular, faltan los parapetos, falta barrer, limpiar, lo que lo dejará en condiciones, vamos a esperar un tiempo prudente para que le detallen, pudiéndolo utilizar para pasar material hasta este otro cuerpo y el lunes abrimos, el lunes me comprometo a abrir para que ellos tengan posibilidad de que sigan haciendo maniobras”.

Explicó que el retraso ha sido consecuencia de las dificultades financieras de las constructoras principalmente, pero ante el incumplimiento ya se le aplicó la sanción que marca la norma y que asciende a cerca de 30 millones de pesos.

En el resto de la obra, se apreció que aún falta completar el tramo que conectaría la bajada de 3 Marías con vuelta a la izquierda hacia la zona de Centros Comerciales, así como el que comunica el libramiento de la Salida a Charo rumbo a 3 Marías; además faltaría el paso deprimido que cruza la parte inferior, para lo cual se tendría que excavar la zona que actualmente se utiliza para el tránsito vehicular.

La confianza está puesta en que el distribuidor quede listo en septiembre, porque “…la empresa está echada para adelante, nosotros estamos apoyándola financieramente, todo en el marco de la ley y creemos que sí lo van a lograr. Confiemos en ellos”.

Se debe destacar que este distribuidor, al igual que el de Salida a Salamanca, estaba programado para terminarse el 30 de abril, pero luego de 3 meses y medio de retraso, aún sigue en proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.