Editorial| Las equivocadas señales de AMLO

Editorial semanal

Las equivocadas señales de AMLO

Esos mensajes del presidente Andrés Manuel López Obrador de que le importa poco lo que pase en México porque en su cabecita “vamos bien”, dicen mucho de cómo es quien gobierna este país.

Ayer, en plena crisis política y moral por el homicidio de los dos jesuitas en la Sierra Taraumara y el responsable libre, y el alza de precios que ha ubicado la inflación en 7.5 por ciento y obligó al Banco de México a elevar la tasa de interés 0.75 por ciento, mejor se fue a echar un partido de beisbol.

“Le ganamos 4 a 2 al equipo del IMSS aunque nos metieron algunos cachirules de menos de 60 y se reforzaron con Chito Ríos, el pitcher de más ponches en la historia del béisbol del país y con Vinny Castilla, el bateador mexicano con más home runs en las Grandes Ligas”, tuiteó desde su cuenta acompañado de un clip.

Es el Presidente de la “transformación” de un México donde igual se muere por Covid, por balas y hasta por hambre.

El Banco Central aplicó ayer jueves el alza más grande a la tasa de interés desde que hay registros, es decir, tres cuartos de punto, como se anticipó desde la semana pasada.

Y es que la inflación sigue subiendo. De acuerdo al INEGI, en la primera quincena de junio, ésta se elevó casi medio punto porcentual y se ubicó en 7.88 por ciento; el pronóstico es que será aún más alta.

La previsión anterior del Banxico era que la inflación podría terminar este año en un nivel de 6.4 por ciento, y regresar al rango objetivo (3 por ciento, +/- un punto porcentual) en el segundo trimestre de 2023. Ahora, la institución calcula que eso ocurrirá hasta el periodo julio-septiembre del próximo año.

Los miembros de la junta de Gobierno del Banco tomaron la decisión por unanimidad y señalaron que “vigilarán estrechamente las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas”.

Pero el ciclo alcista que inició en junio de 2021, aún no llega a su fin e incluso se prevé otro aumento de .75 puntos base, en caso de que se requiera.

Con el nuevo incremento, que nunca se había visto en los más de 25 años de autonomía de la Banca Central, la tasa quedó ahora en 7.75 por ciento.

Restan cuatro reuniones de política monetaria en este año. Si la tasa sube otros 75 puntos en la reunión del 11 de agosto, llegaría a 8.5 por ciento, con lo que se rompería el récord para el referencial del Banxico que es de 8.25 por ciento.

Reiteramos, son tiempos de no malgastar, pagar dentro de lo posible los créditos y ahorrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.