Nuevo ciclo escolar a tontas y locas

Investigaciones

Nuevo ciclo escolar a tontas y locas

Por: Rosalinda Cabrera Cruz

El accidentado ciclo escolar 2021-2022 por fin llegó a su término; por decreto, el cierre fue de manera presencial y concluyó con más dudas que certezas. En 2021 quedó establecida la fecha del 28 de julio para el inicio del receso administrativo en las escuelas de nivel básico, puesto que se buscaba que ante el rezago derivado de la pandemia por COVID-19, se pudieran cumplir 200 días efectivos de clases (lo que finalmente no ocurrió); pero a causa de la malhadada enfermedad y de forma muy disimulada, en Michoacán se adelantaron las vacaciones veraniegas, todo con tal de no admitir que la quinta ola de la enfermedad está pegando con todo.

Pero no ha sido únicamente la enfermedad lo que caracterizó este ciclo escolar; durante los últimos doce meses se retornó de manera presencial a las aulas tras de un aislamiento de dos años, lo que obligó a replantear no únicamente los contenidos curriculares y la manera de ofrecerlos a través de sistemas digitales, también se cuestionaron los modelos de evaluación, llegándose a la conclusión de que lo mejor era que no hubiera reprobados.

De igual forma, y ante el evidente rezago y deserción detectados sobre todo en el nivel de educación básica (a niveles nunca antes vistos), funcionarios y no educadores tomaron la decisión desde la federación de eliminar los grados escolares en México, de acuerdo con el Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 de la Educación Básica Mexicana.

Dicha propuesta consiste en sustituir los grados por “fases de aprendizaje”, Así, “motivado por este principio ético, jurídico y educativo en favor de las niñas, niños y adolescentes, el Estado mexicano se ha planteado un profundo cambio en la educación básica nacional que, sin desconocer las mejores prácticas pedagógicas del sistema educativo, propone un conjunto de transformaciones epistémicas, metodológicas, axiológicas, pedagógicas y estructurales, expresadas en el Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 de la Educación Básica Mexicana”, según reza el documento.

Por supuesto que, como la propuesta era tan cuestionable y sin fundamentos que la sustentara, que los verdaderos educadores protestaron, la desmenuzaron y demostraron que al menos por el momento era inviable su aplicación, por lo que la postura oficial reculó y tuvieron que cambiar el decreto que exigía aplicar el modelo durante el próximo ciclo escolar, quedando en que sólo se haría un ensayo en este año y no sería sino hasta el siguiente ciclo escolar (2023-2024) que finalmente aterrizaría en las aulas de manera obligatoria.

Lo que depara el ciclo 2022-2023

No fueron pocos los estados del país (incluido Michoacán) que con dos semanas de anticipación concluyeron el ciclo escolar 2021-2022; este fue el momento propicio para que la secretaría de Educación Pública, en voz de su titular Delfina Gómez Álvarez (a lo que hizo eco su colega en Michoacán Yarabí Ávila González), emitiera la postura oficial de la federación, estableciendo 5 consideraciones a las que habría que apegarse en toda la nación.

La primera es que el ciclo escolar 2022-2023 será totalmente presencial, lo que la funcionaria federal explicó a través de un video, subrayando que “Sabemos que los últimos dos años han sido difíciles por la pandemia, pero afortunadamente la estamos dejando atrás. Poco a poco hemos logrado superar ese enorme reto y regresar a las aulas. Por eso hoy nos alegra muchísimo dar la bienvenida a este nuevo ciclo escolar presencial, y decirles que estamos para apoyarles en su desarrollo emocional y académico”.

Asimismo, en el segundo punto se determinó que el ciclo escolar 2022-2023, en educación básica, iniciará el 29 de agosto, para concluir el 26 de julio de 2023; previamente, del 22 al 26 de agosto, los docentes del país atenderán las actividades del Consejo Técnico Escolar (fase intensiva) y taller intensivo de formación continua sobre los nuevos planes y programas de estudio (donde se instruirá acerca del nuevo modelo educativo).

La tercera recomendación es para los padres de familia, a los que la SEP ordena que sesione el Comité Participativo de Salud Escolar, lo que significa que deberán organizarse para realizar jornadas de limpieza y sanitización en todas las escuelas del país (lo que resulta incongruente porque desde esas mismas altas esferas se asegura que el COVID-19 ya no es un riesgo); estas acciones se determinaron para el viernes 26 de agosto, de tal manera que para que el lunes 29, las escuelas se encuentren en condiciones de limpieza e higiene para recibir a los estudiantes.

Para el cuarto punto, intentando de una manera decorosa darle su lugar a la pandemia, la SEP subrayó que debido a los efectos de la misma, al inicio del ciclo escolar 2022-2023 se pondrá en marcha un periodo extraordinario de recuperación de los aprendizajes, con base al acuerdo 11/06/22 de la SEP, que establece los criterios para concluir el ciclo escolar 2021-2022 y el inicio del ciclo escolar 2022-2023.

En esa directriz se señala que el periodo extraordinario de recuperación abarcará del inicio del ciclo escolar 2022-2023 hasta el término del primer periodo de evaluación, así que los docentes estarán obligados a realizar una evaluación diagnóstica a los estudiantes, y tras dicha valoración, obtendrán como producto el diseño de un plan de atención de aprendizajes prioritarios elaborado bajo el esquema de nivelación del grado escolar o asignatura que le permita a los alumnos avanzar en los aprendizajes del siguiente grado escolar.

Finalmente, se precisa que tras el inicio del ciclo escolar 2022-2023, la primera suspensión de labores docentes oficial será el viernes 16 de septiembre con motivo de la conmemoración del inicio de la Independencia de México y de ahí en adelante, las próximas suspensiones de labores docentes serán los días 2 y 21 de noviembre; 28 de octubre por la primera sesión ordinaria del Consejo Técnico Escolar; 18 de noviembre por descarga administrativa; y 25 de noviembre por la segunda sesión ordinaria del Consejo Técnico Escolar en lo que resta de este año.

Los asegunes del nuevo modelo escolar

El nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios para la Educación Básica ya mencionado, que entrará en vigor de manera piloto el próximo ciclo escolar y de forma permanente a partir del período 2023-2024, será una herramienta para que los docentes combatan el rezago educativo provocado por la pandemia, señaló la SEP.

A través de un comunicado lo explicaron de la siguiente manera: “Los maestros están trabajando con el diseño curricular que realizan precisamente para poder resarcir ese rezago que podamos tener, dando prioridad a los elementos básicos que tienen que ver con lectura, con escritura, operaciones básicas, todo lo que es la aritmética, y eso nos va a permitir avanzar en las otras áreas”.

De igual manera, precisando lo relativo a los talleres previos al inicio de clases (junto con los Consejos Técnicos Escolares), la institución admite que “En el centro está precisamente la pandemia por COVID-19 y maneja una descarga muy grande de contenidos académicos para darle prioridad a aquellos que sean esenciales y necesarios”.

La transformación curricular busca ofrecer a los alumnos mayores posibilidades para acceder a nuevos saberes y promover una perspectiva amplia e integral a través de planteamientos que les permitan aplicar lo aprendido en diversos campos formativos, por ello la propuesta pretende que los contenidos de aprendizaje dejen de responder a un estudio progresivo de cada materia.

En otras palabras, se va a dar prioridad a lo más esencial, por ejemplo, en cuarto año los niños manejan aproximadamente 10 libros y algunos de ellos no es que sea conocimiento que no sirva, todo el conocimiento sirve y abona, pero se centrarán en el que realmente le permita al niño generar andamiaje de aprendizaje para tener condiciones para el siguiente, siguiendo la lógica de la SEP.

Es de destacarse que, en diversos centros educativos michoacanos, desde el pasado mes de junio, con la ayuda de asesores técnicos pedagógicos de los subsistemas estatal y federal, autoridades educativas iniciaron el análisis de los planes, programas y política educativa que arrancará de manera piloto el próximo ciclo, con el objetivo de definir tanto las fortalezas como debilidades del proyecto, además de establecer las aportaciones del estado.

¿Y la evaluación?

La secretaría de Educación Pública publicó el 26 de junio pasado el acuerdo para concluir el ciclo escolar 2021-2022 e inicio del 2022-2023. Se trata del acuerdo 11/06/22 que establece también los criterios que deben tomar en cuenta los docentes para evaluar a los estudiantes considerando los niveles de comunicación y participación en las actividades escolares.

El documento fue difundido a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), y en él se regulan las acciones específicas y extraordinarias para la conclusión del ciclo escolar 2021-2022 y el inicio del ciclo escolar 2022-2023.

Con dicho acuerdo, la SEP ordenó a los mentores del país a que, al asentar una calificación numérica en la boleta de evaluación de los estudiantes de los niveles de educación primaria y secundaria, ésta no podrá ser inferior a 6, es decir, no habrá reprobados, tal y como ha venido ocurriendo desde 2020.

Se ordena que en lo que respecta a la educación preescolar, solamente se asentarán “observaciones y sugerencias sobre los avances del aprendizaje” en la sección correspondiente de la boleta de evaluación siempre y cuando el docente cuente con elementos suficientes derivados de la comunicación con los estudiantes.

Así también, para el caso de los estudiantes de 1° y 2° grado de educación primaria, éstos acreditan con el solo hecho de haber cursado el grado correspondiente.  La calificación que deberá asentarse en la boleta de evaluación es la que corresponda en una escala de 6 a 10.

Del mismo modo el acuerdo establece un periodo extraordinario de recuperación, el cual abarcará del inicio del ciclo escolar 2022-2023 hasta el término del primer periodo de evaluación y partirá de una valoración que se base en los resultados de la evaluación diagnóstica de los estudiantes a cargo del docente del grupo o de asignatura en diálogo con el colectivo docente.

Dicha valoración tendrá como producto el diseño de un plan de atención de aprendizajes prioritarios elaborado bajo el esquema de nivelación del grado escolar o asignatura que le permita avanzar en los aprendizajes del siguiente grado escolar.

La valoración de los conocimientos y habilidades con los que los estudiantes inician el ciclo escolar 2022-2023 y el plan de atención de aprendizajes prioritarios se aplicará a todos los estudiantes sin excepción, dando prioridad a aquellos con niveles de comunicación y participación intermitente y comunicación prácticamente inexistente en el ciclo escolar 2021-2022.

Concluido el periodo extraordinario de recuperación, se llevará a cabo el registro de las calificaciones finales correspondiente al ciclo escolar 2021-2022 de los estudiantes con boleta de evaluación con leyenda «Información insuficiente» o «Sin información», por lo que se les deberá emitir una nueva boleta respecto del ciclo escolar 2021-2022. Para ello, las autoridades educativas locales realizarán las gestiones necesarias para emitir dicha boleta de evaluación.

Pero también se advierte que “Para las y los estudiantes que a la conclusión del periodo extraordinario de recuperación continúen con el estatus de comunicación inexistente y tengan como antecedente haberse mantenido así durante el ciclo escolar 2021-2022, deberá aplicarse la baja en el sistema de control escolar”.

Mucho que considerar

Hay mucho que analizar respecto a los factores que han contribuido a hundir al sistema educativo nacional (y en especial al michoacano) en una crisis que tal parece no tiene fondo, lo que hace evidente que se necesita de mucha ayuda tanto estatal como federal para lograr salir a flote, tanto en la parte académica como en la financiera.

Negar que existe un inmenso déficit financiero, deuda pública, problemas de gobernabilidad, de recursos humanos y de clima laboral al interior del gobierno estatal es tanto como tapar el sol con un dedo.

Resulta evidente que el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador le da muchas vueltas a las reiteradas peticiones de ayuda tanto por parte del gobierno estatal de Alfredo Ramírez Bedolla como de los grupos magisteriales y esto hace cada vez más profundo el agujero en que el sector está metido.

El ciclo escolar 2021-2022, aunque oficialmente terminará el 28 de julio en la entidad, en la realidad ya acabó, e incluso no son pocas las ceremonias de clausura que han sido encabezadas por las propias autoridades educativas, lo que avala las dos semanas de actividades que se transformaron en vacaciones.

Al igual que en el resto del país, las clases presenciales en la entidad comenzaron tarde y se están acabando antes. Michoacán se caracteriza por sus problemas magisteriales y tomando esto en consideración, de los días en los cuales hubo paro generalizado, se afectó el calendario escolar entre los 30 y 40 días no laborados en las escuelas públicas.

El llamado a no abandonar las aulas ya es letra muerta, como lo fue a lo largo del agónico ciclo escolar 2021-2022 y que se agrava todavía más con las dos semanas que ahora se están autorizando por debajo de la mesa, porque para nadie fue un secreto que fue la propia secretaría de Educación en el estado la que envió un memorándum a todos los planteles (incluidos los particulares), para que de una vez dieran por terminadas sus labores.

Queda claro que las escuelas que sigan abriendo, inaceptablemente no cuentan con un programa establecido para el aprovechamiento del tiempo, lo que no es atribuible ni recriminatorio a los maestros o directivos, sino que tiene su origen en la propia secretaría de Educación Pública, máxima dependencia educativa en la nación que no acertó a establecer actividades específicas a realizarse durante julio, con lo cual intenta infructuosamente deslindar su responsabilidad en las comunidades escolares, amén de no aceptar que el verdadero motivo de cierre anticipado fue la pandemia que no aceptan y la desorganización que les es característica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.